13 junio, 2024

Un lugar, todas las disciplinas

Monumental festejo

Victoria ante Panamá.

Con el estadio de River Plate completo, la Selección de Lionel Scaloni celebró su título de campeón del mundo.

En una noche que tuvo espectáculos musicales, fuegos artificiales, vídeos emotivos, un partido amistoso ante una alternativo combinado nacional de Panamá; la Selección celebró lo conquistado en Qatar, juntándose nuevamente pasado los tres meses meses del sueño alcanzado.

El encuentro fue ganado por el conjunto nacional con goles de Almada y Messi (gol 800 de su carrera) en el segundo tiempo. El once inicial puesto por el entrenador de Pujato fue el mismo que inició la final ante Francia -Emiliano Martínez; Nahuel Molina, Cristian Romero, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico; Rodrigo de Paul, Enzo Fernandez, Alexis MacAllister; Lionel Messi, Julián Álvarez, Ángel Di María- haciendo ingresar luego al autor del primer tanto, a Lautaro y Lisandro Martínez, Paredes, Dybala y Acuña.

Con una logística más elaborada, que tuvo a los jugadores del seleccionado instalados antes y después del partido en la concentración que tiene River en el estadio, los convocados por Scaloni fueron los protagonistas de una fiesta inolvidable que tuvo a La T y la M (el dúo de cumbia oriundo de Florencio Varela), a Fernando Romero (el autor de la letra de la canción “Muchchos”), a Tula y su histórico bombo, a Los Totora, Wos y La K’onga.

Sin embargo los momentos más emotivos los dieron los hinchas y los jugadores con sus familias. El primero, cuando Paredes y De Paul repitieron la cábala de salir al campo de juego a comer caramelos recibiendo una gran ovación; luego, el Dibu tu momento estelar cuando ingresó para su entrada en calor e hizo alguno de sus bailes tradicionales. Pero el momento más emotivo se dio cuando todos los jugadores (titulares y suplentes) formados para escuchar los himnos nacionales, recibieron de los hinchas la versión de “Muchachos”, que empezó a hacer lagrimear a algunos de los futbolistas que estaban parados junto a sus hijos. A continuación, llegó el himno completo en donde los rostros de los jugadores no ocultaban la emoción que estaban viviendo.

Tras el partido llegó la entrega de plaquetas para el capitán y entrenador y una réplica de la Copa para cada uno de los campeones. Tras la formalidad, el micrófono cayó en manos de los jugadores dando rienda suelta a una locura de canciones y bailes espontáneos que mostró porque es tan querida la Scaloneta.

La continuidad de los festejos marcan la presencia del equipo nacional en Paraguay el próximo lunes en el sorteo de la Copa Libertadores y Sudamericana; y de allí, su traslado a Santiago del Estero para un segundo amistoso -vs Curazao- que será excusa perfecta para seguir agradeciéndole a este plantel todas las alegrías vividas en estos últimos años.