18 de mayo

1980, el Gran Premio de Mónaco es ganado por Carlos Reutemann.

Se corría el giro 55 cuando el inconveniente en la caja de cambios y la lluvia harían un combo demasiado grande para el francés Didier Pironi -debía tener sus dos manos en el volante  y perdía el control de su auto, golpeando contra el muro para dañar el neumático delantero izquierdo y el brazo de suspensión del mismo lado-.

De esta manera, el piloto argentino saltó a la primera posición. “Apreté los dientes. Estaba primero, pero no podía permitirme el menor error. Mi visor tenía aceite. No sabía quién me lo había tirado. ¿Jones o Pironi? Empecé a sentir dura la tercera marcha, la segunda… Levanté el visor para poder ver mejor los lugares donde había más agua”, relató después Lole.

De esta forma, salió de tres abandonos consecutivos y terminó tercero en el torneo de 1980.