13 julio, 2024

Un lugar, todas las disciplinas

Una pena máxima

Atlanta

Comenzó un ciclo, se terminó un torneo. Erviti debutó como DT de Atlanta y el equipo quedó eliminado de la Copa Argentina. Igualdad sin goles ante Villa San Carlos y derrota en los penales.

Preocupó más la falta de funcionamiento, que quedar arafue de un certamen que para los clubes de ascenso es como ir al casino, solo sirve para ganar unos pesos. Aunque como pasa en ese antro, tarde o temprano termina ganando la banca.

La Villa esta de fiesta. San Carlos lo superó al Bohemio, sobre todo en el primer tiempo. Le generó un pack de situaciones de gol, lo ahogó en el medio, le tapó la cañería de juego que puede generar Ochoa Giménez. Lo doblegó en las bandas y nunca demostró que era un equipo de una categoría inferior.

Atlanta tuvo su veranito en el partido recién en el segundo tiempo. A cuenta gotas y casi como una excepción a la regla, pudo generar escasas situaciones de peligro. Mejoró con el ingreso de Santiago “Maluma” Solari, pero todo a sotto voce. Nunca estuvo cómodo en el campo de juego, padeció el partido. No hubo juego asociado ni tampoco intrepidos que rompan el molde.

A la configuración del plantel se la nota cortina. Escasean los especialistas en los puestos y en algunos lugares faltan jugadores para esos puestos. Pero nada es casual, aquí hay un proyecto. Apostar a Celina. No se confunda, no estoy hablando de dejarlo todo por una mujer, me refiero a las inferiores. A Villa Celina, el predio donde entrenan las fuerzas básicas del Bohemio. Es como apostar a un plazo fijo, es plantar las semillas esperando una gran cosecha. El problema que con tantos años de sequías sin verlo en Primera, la paciencia que necesita este tipo de sembrado, no siempre esta a la vuelta de la esquina.

Probablemente llegue algún refuerzo más, dudo que Atlanta ya este retirado del mercado. Sobre todo porque en la primera conferencia de prensa que dio Walter Erviti había dicho que no le preocupaba el puesto del “9” porque estaba Miltón Giménez, que la semana pasada fue cedido a préstamo hasta fin de año a Central Córdoba de Santiago querido. Entonces, en una ubicación de la cancha que necesitas un especialista en la materia, y viendo el desempeño del pibe Eugenio Olivera ante el Villero, se impone una incorporación a grito pelado. También, faltarían otras ubicaciones del campo de juego retocar. Además, de sumarle nuevas características al plantel, pero todo eso esta más cerca de la ciencia ficción. Recuerden que el camino tomado es el de la austeridad, lo cual no esta mal, siempre y cuando nos sinceremos y le digamos al gran pueblo Bohemio que el ascenso no es prioridad. El objetivo central pasa por otro lado, lo primordial es lo formartivo. Tantas veces se conjugó el “verbo” proyecto, que aquí Atlanta tiene el propio.

No quiero despedirme sin escribir sobre los penales, esos que marginaron al elenco de Erviti de la Copa Argentina. Como en el fútbol masculino profesional se va a apostar a los pibes, en esta definición desde los 12 pasos, también se puso un pleno en los más chicos. El DT decidió que el decisivo cuarto y quinto penal lo ejecuten los purretes Coronel y Cuenca. Ellos mismos levantaron la mano sin dudar cuando se produjo la encuesta de quien se animaba a rematar desde los 11 metros. Es cierto que fue mucha responsabilidad para los bajitos. Que ambos lo fallaron. Que Coronel lo remató mal, pareció cancherear la situación, tomando una carrera más larga que Musulmán sacando a pasear a sus mujeres. Pero ya es tarde para los lamentos y es salvaje hacerle bullying a un pibe de 19 años. Una pena máxima como en los grandes medios se burlaron de un chico, que se equivocó, pero no por eso hay que transformarlo en un meme.

El 13 de marzo arranca el torneo de la Primera Nacional, será con el mismo formato que el anterior. Aquel que quedó truncó por la pandemia y sobre todo por la dirigencia del fútbol argentino. Parece difícil imaginar que Atlanta sea otra vez protagonista del certamen, da la impresión que el tren ya pasó y en el andén no se vislumbra ninguna nueva formación. Yo por las dudas tengo cargada la SUBE, a pesar que en la Copa Argentina el guardia nos haya bajado de prepo del vagón.